feb 4, 1048 días ago

UNA JORNADA DESDE PIEDRAS!!

http://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR127.jpgUNA JORNADA DESDE PIEDRAS!!

Pues si compañeros, en esta ocasión mi hermano José Ángel (también colaborador de esta web) y un servidor, decidimos afrontar una jornada dedicada especialmente a la búsqueda de doradas pero esta vez desde un espigón.

Por todos es sabido que son numerosos los espigones y escolleras desde los que en verano suelen hacerse buenas pescatas de doradas, o al menos trincar alguna de buen porte. Sin quitar méritos, también es cierto que en muchos de ellos las doradas se acercan mucho a las piedras y comen confiadas debido a la gran cantidad de alimento y moluscos disponibles, por lo que no se precisa tanto de un equipo lujoso ni sedales finos para tentarlas como ocurre desde la costa. En este sentido son también muy numerosos los adeptos a este tipo de escenarios, ya que desde la orilla puede no resultar fácil hacer una buena pesca de doradas. Además, a esto debemos sumarles los que como yo, prefieren mil veces antes pescar desde la orilla que desde las piedras, aunque, bien por la prohibición de pesca diurna en los meses centrales de verano en la mayoría de las playas o bien por que estas se encuentren llenas de algas, nos veamos obligados a meternos en los espigones. (Hasta tal punto que hacía 3 temporadas que no pisaba un espigón).

En concreto este verano, los lugares que frecuentamos usualmente en verano en busca de doradas, no han estado muy bien que digamos, en la mayoría de los días había algas, trasmallos o las piezas que se estaban dando eran de mediano porte. También debo añadir que por motivos laborales, sólo podemos dedicar algún día del fin de semana, teniéndonos así que ceñir a los vientos y mareas que toquen para ese día. Además, el fin de semana son más los bañistas existentes y también los pescadores que acuden a las playas que entre semana.

Bien es sabido por muchos, que desde el espigón de Punta Umbría se logran sacar en todo el verano (generalmente) muchas doradas, y que los rumores incitan a que muchos decidan irse hacia allí, pero la realidad es un tanto distinta. Coger un buen sitio en la zona del espigón es muy difícil, ya que hay un buen grupo de personas de la zona que van prácticamente todos los días de la semana, y entre ellos se van guardando y respetando los sitios. Cada verano son numerosos los altercados y peleas (en ocasiones graves) que se producen entre pescadores por coger algún sitio en concreto, o por que una vez cogido no te permitan pescar con normalidad. Por este motivo, entre otros, prefiero pescar desde la orilla.

A sabiendas de todos los altercados que se estaban produciendo, y con alguno que otro sufrido en otras temporadas, decidimos aventurarnos y realizar una escapada para probar suerte en ese escenario. Observando los partes de windgurú para la zona los días previos al fin de semana, ví que las previsiones para la noche y mañana del viernes al sábado eran desfavorables, pero que el paso de la borrasca era rápido y sobre media mañana el sol saldría. Lejos de echarme para atrás esta cuestión, me incitó, ya que suponía que no serían muchos los pescadores que aguantasen la noche lloviendo para coger sitio para el día siguiente, por lo que si madrugásemos un poco y aguantáramos el chaparrón, una bonita tarde de pesca en el sitio deseado podría presagiarnos.
Tras comentarle la opción a mi hermano, que al igual que yo es reacio al hacinamiento de pescadores y sus consecuencias, le pareció bien también y decidimos aventurarnos incluso con las condiciones adversas.
Tras la localización de los cebos pertinentes, partimos la marcha alas 4 menos cuarto de la madrugada. En principio, aunque estaba nublado y hacia viento, no llovía, aunque nada más acercarnos a Huelva comenzó a llover. Una vez llegada a la esplanada de aparcamiento del lugar, vimos que había algún que otro coche, pero no estaba abarrotado como de costumbre. En estas, un pescador venía de vuelta y esperamos para preguntarle como estaba la cosa de gente. Éste nos dijo que había algunos acampados en la punta, pero que alguna caña si que cabía todavía. (más o menos lo que suponía). Entonces decidimos esperarnos dentro del coche, ya que aún era muy temprano, y que en caso que viésemos a alguien llegar, entonces emprenderíamos el camino rápido.
Una vez dentro del coche, y pasados unos 40 minutos se nos rondó por la cabeza volver a casa, ya que no dejaba de llover. Así, decidimos volver a mirar el tiempo en el móvil por si las previsiones se habían actualizado y cambiado, pero no, vimos que sobre las 10 se pasaba la borrasca, así que decidimos aguantar. Mientras tanto, una furgoneta secreta cargada de guardias civiles se acercó rápidamente muy decididos a nuestro coche para ver que estábamos haciendo, suponiendo que sería un grupo de chavales que salen de las discotecas a meterse cualquier tipo de drogas. Este hecho nos sorprendió, pero tras mirarnos y ver el equipaje de pesca nos pidieron disculpas y se retiraron.
No eran todavía las 6 de la mañana cuando decidimos emprender el camino, para coger con tranquilidad el sitio que quedase libre y montar nuestro campamento.
Al llegar a la punta, efectivamente había algunos pescadores acampados pero la separación de los “starlites” de los punteros nos vislumbraron que había huecos para poner nuestras cañas, aunque la verdad que un poco hacinados. De este modo, distribuimos nuestros pinchos por los huecos que quedaban que más nos convencían y nos refugiamos bajo los paragüas esperando que amainara la lluvia o al menos amaneciera para entrar en actividad.

Por suerte nuestra, la borrasca se adelantó un poco y al amanecer ya se apreciaban grandes claros en el cielo. Rápidamente ensarté los gusanos y lancé las cañas, al igual que todos los que habíamos allí.
Al poco tiempo, se oye uno de los frenos de mis power surf soltar hilo rápidamente y entusiasmado avisé a mi hermano para que se preparase con la sacadera, pues en estos escenarios es imprescindible. En pocos minutos una buena corvinata que rondaba el kilo y medio de peso coleteaba ya en la nevera. En no mucho más de media hora, se me repetirían 2 picadas, esta vez una dorada y otra corvinata cercanas al kilo. La cosa comenzó a ponerse tensa, ya que sólo se me estaban produciendo picadas a mí y la gente comenzó a murmurar y querer lanzar en mi sentido.

Por desgracia, este nerviosismo que se generó entre el resto de pescadores propició en cierta medida (aunque también hay que decir que el pescador no estaba muy puesto) a que en uno de los lances de uno de los pescadores cercanos el plomo no le saliera en la dirección adecuada e impactó de lleno en una de las cañas de mi hermano, cortando de cuajo el puntero de una de las cañas híbridas de mi hermano. Este hecho nos sentó como un jarro de agua fría, ya que el coste de la caña había sido elevado y tenía apenas 6 salidas… . He de decir que este incidente no fue intencionado, y el que el pescador se sintió bastante afectado durante todo el día y nos pidió reiteradas veces disculpas. También sirvió para que todos estuvieran más cuidadosos y respetuosos a la hora de lanzar y recoger las cañas.
Tras este desafortunado incidente, pasaron al menos 3 horas hasta que se volviese a marcar alguna picada entre todas las cañas allí presentes. Mientras tanto, conversando con mi hermano sobre el hecho producido y de cómo veía el resto del día, le dije que teníamos que tener paciencia, que seguro que en el repunte de la pleamar que se produciría por la tarde las picadas se volverían a repetir, y que nosotros sabíamos lo que teníamos que hacer, que sólo faltaba que pasasen las doradas y andarnos rápidos y organizados.
Y así fue, tras un buen rato en el cual sólo se marcaron algunas picadas en la zona de la ría, mi hermano me avisa que en una de sus cañas tiene una buena pieza, que bajase con el salabar. Su primera captura superó los 2 kg de peso, y nos llenó de nuevo de optimismo.

Faltaba ya poco tiempo para que se produjese el repunte, así que nos preparamos un bocata rápido y comenzamos a empatillar anzuelos y tenerlo todo listo para cuando la actividad comenzase no perder un minuto.

Mientras tanto, tuve también un altercado con uno de los barquitos que se anclan muy cercanos a las piedras y que se disponía a anclarse en la zona donde estaban cayendo mis plomos. Tras una discusión a voces, hasta que no vio caer algunos de mis plomos muy cerca de su barco no decidió apartarse un poco más.

Superado este nuevo altercado, se produjo el momento esperado, en pocos minutos se volvieron a marcar varias picadas en nuestras cañas, en los que logré sacar 6 doradas más y mi hermano otras 3, algunas de buen porte también, que nos supuso un gran momento de estrés y diversión, seguido de un agotamiento mutuo, (aunque bienvenido), y que tardará mucho tiempo en olvidarse de nuestra mente.

De nuevo un parón de picadas, caía ya la tarde…., cuando le dije a mi hermano ¡ahora es momento de que se marque alguna corvinata!. No se si por la intuición, por suerte, o porque el señor quiso, que no pasó ni un minuto tras decirlo cuando una de las cañas de mi hermano sufre una fuerte picada que sirvió de expectación a todos los allí presentes. Tras varios minutos de lucha, en la cual se nos rompió la sacadera, logramos hacernos con otra preciada corvinata, ésta aún mayor que la mía… rondó los 2 kilos!.

Tras la foto pertinente, otro de mis Power Surf chilló y soltó hilo rápidamente, todos creíamos que sería otra corvinata, aunque tras unos tirones en seco y carreras vi que se trataba de una bonita palometa. Tras cobrarla, y muy contentos, decidimos recoger y dar la jornada por finalizada.

Para este tipo de escenarios, en los que los momentos de actividad son puntuales, es primordial la organización, coordinación y la rapidez de movimientos, ya que no sólo es clavar el pez, sino que hace falta que un compañero baje y lo meta en la sacadera, sabiendo que en esos momentos sus cañas o quehaceres están desatendidos.
También influye el material utilizado, para esta ocasión optamos y arriesgamos por pescar con líneas finas (0,14, 0,16 y 0,18 de Cinnetic calibra), a sabiendas de los riesgos que pudiera tener pescar fino desde escolleras y con tantas líneas más gruesas que las nuestras cerca y/o cruzadas. Decir en este sentido que acertamos, pues ese día, los peces estaban más bien retirados y finos (prácticamente el 80% de las capturas de ese día en todo el espigón se produjeron en nuestras cañas).

En cuanto a las cañas, para este tipo de pesca prefiero o cañas híbridas o cañas de puntero sensible, como es el caso de las Tournament Caster en acción 30, que espero me den muchas más alegrías y me duren muchas temporadas.

Con respecto a las tragaderas, utilizamos empatillados del nº 0,27 , 0,28 y 0,30 de Berkley Trilene y Vanish y Gamma, con anzuelos nº 1 de Hayabusa modelos Chinu y chinu Ringed utilizados para americana y cangrejo, y del nº3 modelo DSR 132 Black matt en caso que entraran también herreras ….).

Espero que os haya entretenido esta narración de esta jornada y si cabe os sirva de camino para comprender los pros y los contras de este tipo de escenarios.
¡Saludos y buena pesca!

Autor: Sergio Pérez.

humberto

Share "UNA JORNADA DESDE PIEDRAS!!" via

8 han comentado

Deja un comentario
  1. 4 febrero, 2015
    muy buena jornada inmejorable relato lastima lo de la caña sigo sin entender como pudo darle con el plomo al hibrido ya que conozco el sitio supongo que si se suelta mal espero sacar algun dia algo por alli xq tengo el cenizo alli precisamente jajaja Responder
  2. 4 febrero, 2015
    Muy buen post y entretenido Sergio, darte mi enhorabuena por esta narracion y decirte casi lo mismo que vosotros, que no soy pescador de espigones (los odio), jeje pero bueno son otros escenarios a optar cuando en la playa es imposible, enhorabuena por las piezas ;) un saludo Responder
  3. 5 febrero, 2015
    muchas gracias vladi! Pues si tio, solo recurrimos a estos escenarios cuando no nos queda mas remedio.. A sabiendas que desde costa generalmente es mas complicado hacer una buena pesca. Incluso tengo amigos que son totalmente reacios a pescar desde un espigon, y mas concreto este. Un saludo y buena percha de zorzales q te visto!! Jejej Responder
  4. 5 febrero, 2015
    Vaya pesquerón! Sois unos artistas, vosotros donde vayais sacais pescado y de categoría. Volviendo al tema, por desgracia, los altercados son en todos lados, a mi me ha pasado de pescar alguna Dorada u otro pez de porte y los de al lado cruzarte las cañas, enrredárte los hilos, hasta que al final o discutes y sigues de mala manera la pesca o coges y tienes que irte, pero lo mismo nos pasa en la orilla aún no siendo época de baño, pero con buen tiempo, que a mi en Noviembre me ha pasado, la playa está vacía y en ella mi padre y yo con 2 cañas cada uno, pescando sin molestar a nadie y vienen a bañarse y (hablando mal) a dar mucho por culo debajo de las cañas y si dices algo pa qué!! Lucharemos siempre con la injusticia no queda otra, saludos y enhorabuena!!! Responder
  5. 5 febrero, 2015
    Cualquiera que haya ido alguna vez conoce de sobra la idiosincrasia de este pesquero. Aún con todos esos inconvenientes o incomodidades que ya sabemos para mí es uno de los puntos más calientes de pesca que hay en Huelva, sino el que más... junto con las zonas de alrededor. Saludos a todos y a pescar mucho en este 2015!! Responder
  6. 5 febrero, 2015
    cómo diría el gran manolo alegre pedazo de entrevista...muy buen post Sergio y José..enhorabuena.. Un abrazo.. Responder
  7. 5 febrero, 2015
    jajajaja, si señor pedazo de entrevista Pedro!!. me alegro por los hermanos Perez, haber si pasan estas rascas y echamos un ratito juntos, Saludos. Responder
  8. 5 febrero, 2015
    ENHORABUENA!!!! Qué buena pescata, os lo merecéis los Pérez brothers en acción! !! La verdad que lo de la caña fue muy mala suerte, pero es que en esos sitios las cañas están muy cerca y hay todo tipo de pescadores, por desgracia os toco uno inexperto!!!..........la próxima mejor, un abrazo compis. Responder

Deja un comentario

*

Más en Actualidad Agua Salada
ene 31, 321 días ago

TEMPORALES Y SARGOS

TEMPORALES Y SARGOSEn primer lugar me gustaría disculparme con todos ustedes por que estoy ocupado con la creación de un nuevo proyecto, por fin mi propia tienda de pesca, muy especialmente a los que no he podido responder las consultas o los ...

abr 3, 624 días ago

DE PESCA CON SERGIO HARILLO!!

DE PESCA CON SERGIO HARILLO!!Hola amigos, nuevamente empezamos a rodar después del paroncito que tuvimos la pasada temporada por varios motivos en esta web, vuestra casa y con muchas ganas de volverme a sentar delante del ordenador para contaros otra de mis batallitas a ...

dic 28, 721 días ago

EN INVIERNO……ROBALOS!!

EN INVIERNO……ROBALOS!!Hola amigos, me gustaría comenzar este post pidiendo disculpas a todos los colaboradores y seguidores de esta web por estar un poco desaparecido en estos meses atrás pero me hacía falta un parón en todos los aspectos. Me ...