José Ángel Pérez


José Ángel Pérez González (el “carrucho”), 30 años, natural de Olivares (Sevilla), maestro de profesión.

A modo de introducción explico brevemente de donde me viene esta afición a la pesca. Comencé en este mundillo de la pesca junto a mi hermano Sergio cuando era un niño (tendría 8 o 9 años) y gracias a mi padre, que a su vez había conocido esta bonita afición a través de mi tío Clemente y también de su compañero de trabajo de toda la vida; “Bencano” , de La Algaba (casualidades de la vida el padre de Jesús Manuel Bencano Contreras, un gran pescador de agua dulce metido en alta competición al que nos une una buena amistad y que también nos ha enseñado algunas cosillas…).
Desde muy pequeños mi padre nos llevaba a pescar al río Guadiamar (La Alegría, La Pizana, el puente de Gerena, la junta de los ríos, etc.) donde pasábamos muy buenas tardes en los correntines cogiendo barbos, carpas, bogas y algún que otro black-bass de muy buen tamaño con nuestros “tiraillos” y nuestras cañas. Usábamos lombrices, masilla, maíz y por último asticots, toda una novedad… Poco a poco fuimos creciendo y empezamos a salir los sábados a otros lugares como Alcalá del Río, La Arrocera, Aracena, La Minilla, Aznalcóllar, El Corumbel, San Jerónimo, Bornos,… incluso nos regaló nuestras primeras pardilleras y otras cañas con esos carretes sagarra inolvidables. Recuerdo que hacíamos también algunas excursiones esporádicas al Espigón de Huelva a coger un buen cubo de mojarras, sargos, y herreras. Nuestra tienda de pesca habitual era la “Milagrosa”, en Sanlúcar la Mayor. ¡Que buenos recuerdos me traen todos esos años!
El tiempo pasaba y con los estudios y el fútbol era más complicado salir a pescar. Además mi padre falleció y ya nada era igual. Estuvimos unos años sin saber nada de la pesca. Pero esto es como montar en bicicleta, que nunca se olvida, el gusanillo seguía ahí. Cuando empecé a trabajar y tuve mi propio coche comenzamos a salir de nuevo. Nos apuntamos al club de pesca de Sanlúcar la Mayor donde hicimos muy buenos amigos y aprendimos bastantes cosas de la competición, sobre todo en agua dulce. Pero poco a poco comenzamos a salir con más frecuencia a pescar a la playa por nuestra cuenta y descubrimos el surfcasting, nuestra pasión. Todos los viernes preguntábamos con gran interés en la tienda de Riomar por las playas, cebos, mareas, etc.
Gracias al destino, y a su profesión, mi hermano conoció a Humberto y comenzamos a salir algunos días con él y a escuchar sus consejos. Nos hicimos de unas cañas y unos carretes “apañaos” y nos metimos de lleno en este vicio o “doraditis crónica” como él lo llama. Con la experiencia y su ayuda nuestra forma de pescar ha mejorado mucho y nuestras capturas van aumentando poco a poco y ya comienzan a dar la talla mínima… Frecuentamos normalmente las playas de Huelva y Portugal, y más ocasionalmente las de Cádiz. Cuando las circunstancias y las condiciones de la playa lo permiten apostamos siempre por la pesca “finesse”, cuyos resultados no defraudarán nunca al que siga esta modalidad de manera sistemática. Soy de los que va a pescar “por libre”, y personalmente no me atrae mucho el mundo de la competición en el mar, aunque reconozco que es imprescindible y fundamental a la hora de innovar con materiales, equipos, técnicas, etc.

Gracias Humberto, eres todo un maestro de este arte de la pesca y no dejas de sorprendernos en cada salida que hacemos contigo. Un abrazo.

This can help you write essays well and avoid making mistakes in essay writing service the future.