Ene 17, 7 años ago

UNA OPCIÓN ALTERNATIVA


Warning: Illegal string offset 'top' in /furanet/sites/humbertogacioworldfishing.com/web/htdocs/wp-content/themes/sportedge/single.php on line 108
http://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpghttp://www.humbertogacioworldfishing.com/wp-content/uploads/CONT-ENTR97.jpgUNA OPCIÓN ALTERNATIVA

En este caso compañeros, os voy a narrar una de las opciones o soluciones para aliviar los síntomas de la doraditis aguda que nos afecta cada vez a más pescadores deportivos, y que no somos capaces de apartarla ni durante los días calurosos del verano. Como bien sabéis, durante los meses más calurosos (meses de Julio y Agosto) las playas están abarrotadas de bañistas y veraneantes, y la ley, como norma general en la mayoría de las playas urbanas, prohíbe la pesca desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la tarde.


De este modo quedan descartadas muchas de las playas en las que nos gustaría poder echar algunas jornadas en busca de la dorada, (ya que sabemos por la experiencia de años anteriores que esta especie suele frecuentarlas por esa fecha en busca de alimento). Pues bien, sabido y asumido este inconveniente, nos queda escaparnos a playas o zonas más salvajes en las que generalmente hay que alejarse bastante de los accesos para poder pescar sin ser molestado o molestar a algún bañista. (Por desgracia para nosotros, cada vez quedan menos lugares así). Otra de las opciones, y que en otro post narraremos, es la pesca desde escolleras o rock-fishing, la cual presenta también muchos adeptos. Por último, y en la que vamos a centrar esta historia, es la pesca de la dorada desde embarcación.

Particularmente en mi caso, ha sido la primera vez que pescaba desde barco, ya que por mi filosofía, mientras haya playas pescables que se quiten escolleras y embarcaciones. Esta temporada, al igual que la pasada, la mayoría de las playas que usualmente frecuento de la costa onubense y lusitana han estado plagadas de algas la mayoría de los días, siendo muy escasos los días en los ha podido practicarse la pesca sin problemas. Así, tras varias jornadas desastrosas por culpa de éstas y por el hacinamiento de pescadores en las zonas sin algas ni bañistas, comenzó a rondarme por la cabeza la idea de escaparme algún día a pescar desde una barca. Este pensamiento se atenuó cuando hice amistad con un colega que al igual que yo es muy aficionado también, aparte de la pesca, al silvestrismo, y el cual tiene un barquito. Una de las tardes conversando con este chaval (Andrés) de pájaros me propuso que me escapara un día con él desde su barco.

Comenzamos entonces a debatir que especies queríamos buscar y en qué escenarios, él me contaba experiencias anteriores y yo le aportaba proposiciones mías, ya que yo soy novato en este tema. Tras varios días seguíamos sin aclararnos, ya que el proponía tentar corvinas y robalos y a mí no se me quitaba de la retina la imagen de la dorada, aunque como el tema era novedoso, no dudé en informarme sobre la pesca de la corvina a Jen-sen y acaparar algunos artificiales y aparejos.
Haciendo caso a su proposición de que si quería llevar también a algún amigo, no dudé en llamar a mi colega Antonio Paguillo, compañero de trabajo y también colaborador de esta página, el cual aceptó sin dudar mi proposición e incluso me dijo que su padre también estaba dispuesto a venirse. Así, los 4 afrontaríamos una jornada novedosa y que nos serviría también de aprendizaje.

De este modo partimos cada uno con unos pensamientos y la cabeza llena de dudas, aunque durante el viaje decidimos que daríamos prioridad a las doradas, y que si tras varias horas no teníamos picadas, dedicaríamos la tarde a tentar otras especies como caballas, chocos, corvinatas, o robalos a curricán.
Por la cercanía desde su pantalán y por los comentarios escuchados de otros aficionados, decidimos anclarnos en aguas de la zona de Punta Umbría.
Una vez anclados y sin obtener resultados en un sitio durante una hora, Andrés decidió preguntar a un conocido que también se disponía a echar el día en el mismo escenario, el cual nos advirtió que nos mudásemos de sitio, que ahí no tendríamos picadas. Sin más, izamos el ancla y nos colocamos donde nos refirió el compañero, el cual al poco de fondearse vimos como obtenía ya algunas capturas. Este hecho nos motivó y rápidamente lanzamos nuestras cañas, de las cuales, al poco tiempo, una de las cañas de Andrés sufriría una fuerte envestida. Tras pocos minutos logró obtener su primera captura del día, una preciosa dorada que rondaba los 2 kg de peso.


Tras esta ansiada captura que nos llenó de ilusión, tuvimos un parón de actividad que duró varias horas, y que hizo empezar a dudar a mis compañeros y a desistir la busca de doradas y probar a tentar otras especies en otra zona, idea de la cual yo no era partidario. Tuve que insistirles para que nos quedásemos al menos un par de horas más, ya que se produciría el repunte de la pleamar y tenía el presentimiento que la cosa cambiaría y volverían a producirse picadas. Aunque no muy entusiasmados, decidieron aceptar mi propuesta.
Más bien por mi intuición acertada que por la suerte, mi pronóstico se cumplió, y a los pocos minutos de empezar a bajar la marea obtuvimos varias picadas consecutivas que nos llenaros de ilusión. En total salieron 4 doradas más de entre 700 y 1,200 gr y otras dos doradas más que se me despincharon.
En este momento de actividad frenética nos dimos cuenta que no estábamos organizados a la hora de lanzar las cañas y cobrar las capturas, ya que el espacio en una barca para moverse es muy reducido y éramos 4 personas queriendo atender nuestras cañas rápido. También comprobamos que algún montaje había sido más efectivo que otros, al igual que los cebos.
De nuevo, como ocurrió por la mañana, la actividad desapareció y entonces fui yo mismo quien decidí dar la jornada de doradas por terminada. De vuelta al pantalán dimos unas pasadas a curricán, pero tuvimos que desistir al poco tiempo ya que los artificiales en instantes se plagaban de algas.
Ya de vuelta a casa, tras risas y vitoreos en el coche recordando ese momento de gran actividad, en mi cabeza ya rondaba el pensamiento de que aunque no había estado mal la jornada, podría haber sido más fructífera aún, de este modo, asumí que había sido una jornada de aprendizaje, de la cual ya tenía varias enmiendas a mejorar para intentar afrontar otra jornada más exitosa y organizada.
Tras varios días analizando la jornada y sus “inconvenientes” lo primero que se me ocurrió fue fabricar un portacañas para fijarlo en el barco, ya que normalmente las embarcaciones recreativas sólo disponen de 4 cañeros, y para 4 o 5 personas que íbamos eran pocos.
Así, haciendo uso de materiales reciclados, en poco tiempo fabriqué un portacañas, el cual dejaría de regalo para mi compañero Andrés.



Una vez fabricado y localizados los nuevos materiales que me harían falta (plomos, hilos, accesorios para los montajes, etc), me volví a poner en contacto con mi socio para cuadrar otra jornada, el cual aceptó mi propuesta también muy ilusionado.
Tras mirar los vientos y los horarios de mareas elegí el día que creí idóneo y yo me encargué de localizar los cebos.
En la segunda jornada, Antonio Paguillo y su padre, por cuestiones laborales no pudieron apuntarse, aunque se incorporaron 3 colegas de Andrés, que tras comentarle el resultado de la jornada anterior se animaron a venir.
De nuevo pusimos rumbo para intentar ubicarnos en el mismo sitio exacto, aunque cuando llegamos al destino varios barcos ya estaban anclados y en “nuestra zona”, así que nos retiramos un poco de ellos pero para intentar lanzar hacia donde mismo.
Tras fijar el cañero y colocar todas las cañas llenos de ilusión, al poco tiempo nos percatamos que había una fuerte corriente y bastantes algas, que en poco tiempo cubrían los cebos y arrastraban los aparejos. Este hecho nos sentó como un jarro de agua fría. Tras varias horas intentando pescar, vimos como algunas barcas desistían en su empeño y abandonaban la zona, hecho que aún más influyó en que mis compañeros quisiesen también abandonar y dedicar el día a otras especies. En pocos minutos nos quedamos solos en el escenario y en vez de marcharnos le propuse a Andrés que nos ancláramos justo donde mismo estábamos la jornada anterior, cosa que no hizo mucha gracia a ninguno de los acompañantes, que sin yo conocerlos de nada me costó mucho convencerlos de que nos quedásemos, haciéndoles creer que la cosa podía cambiar. Por suerte, poco tiempo después, al sacar una de mis cañas veo que el cebo venía limpio sin algas, y que la corriente era cada vez menor. El repunte de la pleamar se estaba acercando y deseaba que el momento de actividad que se nos produjo la otra jornada se nos repitiese, pero esta vez con las enmiendas realizadas. Recogí rápidamente mis cañas, monté tragaderas y anzuelos nuevos y me preparé un bocadillo que tardé instantes en comérmelo, ya que presentía que llegaban las doradas. Mientras, mis compañeros seguían cabizbajos e insistiendo en que nos marchásemos, a lo que yo les respondí que se espabilaran y preparasen sus equipos que yo ¡iba a empezar a sacar doradas!. No pasaron ni 5 minutos desde que había lanzado, cuando una de mis cañas señala una picada, se trataría de una dorada, aunque de mediano porte, como aquí llamamos “zapatilla”. No me dio tiempo a ensartar el gusano y volver a lanzar cuando la otra caña se arqueaba y el freno soltaba hilo. Esta vez fue un sargo, que por su tamaño dio una picada muy exagerada. Sólo me hizo falta mirar a mis compañeros para que rápidamente recogiesen sus cañas y ansiosos cambiasen el cebo. Durante unos 40 min que duró la actividad logré sacar 8 doradas y 2 sargos, y logrando capturar algunas también mis compañeros, que me alegraron incluso más que mis capturas, ya que se las merecían por haberme hecho caso y esperar horas aburridos sin pescar. De entre todas, algunas fueron de muy buen porte, destacando una que supero los 3,200 kg.

Con respecto al equipo utilizado, debido a que soy principiante en la pesca desde barco, utilizé cañas de 1,80m y mis carretes de surfcasting, los Daiwa Power Surf.
Los cebos que elegimos para esta jornada fueron el gusano americano, el cangrejo y el mejillón, y el aparejo más eficaz y por el cual nos decantamos, fue el montaje de plomo de bola corredero de entre 60-80 gr, con una tragadera de 1,5 m aproximadamente de fluorocarbono Berkley Vanish del nº 28. En cuanto a los anzuelos, me decanté por el nº 1 de Gamakatsu y el nº 2 de hayabusa, modelo Chinu Ring.

De vuelta al pantalán, Andrés le decía a sus amigos, “menos mal que hemos aguantado y le hicimos caso a Sergio” porque al final ¡llevaba razón y mira lo que hemos disfrutado!. Ya de vuelta en el coche, esta vez sólo, me sentía contento de haber sido el responsable de demostrarles que no hay que desistir y tirar la toalla, que hay que afrontar como vengan los inconvenientes, y tener fe y creer en tus decisiones. A la misma vez saciaba de este modo las ganas que tenía de pillar alguna dorada.
Con mi empeño y testarudez, les hice ver que una misma jornada en el mismo escenario para unos puede ser frustrante (caso del resto de embarcaciones que había en el escenario) y para otros exitosa, en este caso para nosotros.

En este sentido quisiera señalar que centré este tema en uno de los reportajes que se publicó en la revista Pescamar, titulado “aprendizaje y corrección de los errores”, y que pronto podréis ver colgado también en esta web en la sección de artículos, y que os puede servir como herramienta de aprendizaje.

Espero que os haya entretenido esta narración de estas jornadas de pesca como principiante, y desearos a todos ¡buena pesca!, y también aprovecho para agradecerle a mi compañero Andrés la invitación y anticiparle que el verano que viene la mejoraremos!!.

Saludos.
Autor: Sergio Pérez.

humberto

Share "UNA OPCIÓN ALTERNATIVA" via

7 han comentado

Deja un comentario
  1. 18 enero, 2014
    Que gran día pasamos, para mi fue también la primera experiencia en barco y la verdad que me encanto, le doy de nuevo las gracias a nuestro patrón y colega Andrés por aquel día tan novedoso y divertido. Sergio buen post fiera, ya te echaba de menos por aquí, un abrazo. Responder
  2. 18 enero, 2014
    Todavia no me creo lp que acabo de ver, me ha gustado más que las capturas obtenidas Jaja. La verdad que yo nunca he ido a por doradas, era mi primera vez, pero desde que ocurrió la primera quedada, he de deciros que no falte un dia en tentarlas. Era inexperto en esta especie, pero ya se que la domino mas que bien. Muchos dias de compromisos y demas, sergio y nuestros demas amigos antes comentados no podian venir aveces, por lo cual.. yo que estaba veraneando allí, cada vez que podia ir.. iba, y pedazo de pescatas. Faltan fotos que se han perdido pero ya vereis este verano.. Desde aqui muchas gracias a mi socio sergio, y a los compadres de la hero3, que ya grabaremoscon esa camarita muchass capturas. He de decir que de los cebos antes comentado, ya dominamos tras ver resultado los mas efectivos y que con unos entran las grandes doradas! Todos saben como yo soy, sano, buena gente y enrollao mas que una manta...... desde hoy ya sabeis... a hacernos amistad todos. Un abrazo a todos y gracias. Responder
    • 21 enero, 2014
      Buenas Andrés!! Tu pégate a estos elementos!!! así seguro que aprendes y sacas partido de las salidas de pesca!!....enhorabuena por el día que pasasteis. Un saludo y buena pesca!! Responder
  3. 19 enero, 2014
    Buen articulo, y conociendo Andrés sin duda pasaríais un buen rato, porque es un tío bonachón y " wenagente"... jeje Saludos Responder
  4. 19 enero, 2014
    Muy buenas pesqueras si señor!!! Un saludo y buena pesca!! Responder
  5. 25 enero, 2014
    Bonitas pescatas!!! enhorabuena a todos...saludos!! Responder
  6. 10 febrero, 2014
    Ya queda menos! Un abrazo Responder

Deja un comentario

Más en Actualidad Agua Salada
Ene 31, 4 años ago

TEMPORALES Y SARGOS

TEMPORALES Y SARGOSEn primer lugar me gustaría disculparme con todos ustedes por que estoy ocupado con la creación de un nuevo proyecto, por fin mi propia tienda de pesca, muy especialmente a los que no he podido responder las consultas o los ...

Abr 3, 5 años ago

DE PESCA CON SERGIO HARILLO!!

DE PESCA CON SERGIO HARILLO!!Hola amigos, nuevamente empezamos a rodar después del paroncito que tuvimos la pasada temporada por varios motivos en esta web, vuestra casa y con muchas ganas de volverme a sentar delante del ordenador para contaros otra de mis batallitas a ...

Dic 28, 5 años ago

EN INVIERNO……ROBALOS!!

EN INVIERNO……ROBALOS!!Hola amigos, me gustaría comenzar este post pidiendo disculpas a todos los colaboradores y seguidores de esta web por estar un poco desaparecido en estos meses atrás pero me hacía falta un parón en todos los aspectos.